EQUILIBRA TU PRIMER CUERPO SUTIL

CUERPO NUMERO 1: EL ALMA
¿Qué es el Alma? – Es lo primero, antes de todo está el Alma, la esencia primitiva del ser, es el átomo cósmico, es una parte completa de Dios.
CABEZA VERSUS CORAZÓN. ¿Qué es el corazón? el chakra del corazón se llama “ANAHATA” ; es el centro del amor pero el amor en estado de pureza; en el estado de emoción ya es muy diferente. El amor en su estado de pureza es infinito, no tiene barreras. Según Yogi Bhajan es como una calle en una sola dirección, no se puede girar a la izquierda o dar marcha atrás, cuando hay amor se sigue hasta el final, siempre en línea recta: el amor no tiene barreras, no cambia, sigue esa calle siempre adelante sin vacilar, sin orgullo, sin conveniencias, sin orgullo, sin dominio ni posesión.
¿Qué es la mente? la mente es un instrumento . El ser necesita la mente como vehículo para experimentar su conciencia, su alma.
El conflicto entre la mente y el corazón depende del grado de evolución de la conciencia.
Si somos capaces de dejarnos ir, de no permitir que la Mente nos influya, nos daremos cuenta que el Corazón nos permite experimentar la intuición que nos lleva al pensamiento y a la acción correcta. El Corazón no nos engaña nunca, es limpio, inmenso, es el amor incondicional, universal. Realmente ES EL CANAL DEL ALMA. La clave de un ser espiritual es valerse del Corazón.
Esta Kriya: Cabeza vs Corazón, trabaja sobre el primer cuerpo sutil: EL ALMA. Este primer cuerpo representa el conflicto o la armonía de lo que dice la MENTE con lo que dice el CORAZÓN. El equilibrio, la integración de estos aspectos forma la Consciencia: el ALMA.
1. Siéntate en postura fácil. Los brazos rectos extendidos a los lados desde los hombros con las manos levantadas a 90º de  las muñecas. con palmas hacia fuera y los dedos juntos. El movimiento se divide en 4 partes. Empezando en la posición A. En la Posición 2, rotamos  las manos desde las muñecas de manera que los dedos apuntan hacia delante (B) . En la posición 3, vuelve a la posición original (A):y en la posición 4, rotan las muñecas de manera que los dedos de las manos apuntan hacia atrás (C). Los codos rotarán . Muévete a un ritmo de un ciclo por cada4 segundos. Mantén los brazos rectos durante 6/7 minutos. Inhalando en posición A exhalando en posiciones B y C.

**Este ejercicio cambia la química de los fluidos del cerebro.
2. Todavía en postura fácil, extiende los brazos rectos a los lados, las palmas hacia fuera (A). En la primera parte del ejercicio inhala mientras los brazos se levantan hasta formar un arco con las palmas cruzándose ligeramente por encima frente a la parte superior de la cabeza sin tocarse (B). Baja los brazos a la postura original mientras exhalas y luego levanta los brazos otra vez mientras inhalas, esta vez cruzas las palmas ligeramente por encima y por detrás de la parte superior de la cabeza (C). Continúa el movimiento con vigor y siempre manteniendo los brazos paralelos al suelo cuando se encuentren en posición A. Continúa durante 1/2minutos.
3. De pie en cuclillas: agrega postura de cuervo al ejercicio 2. Mientras exhalas bajas a postura de cuervo con las plantas de los pies lisas, mientras inhalas subes y llevas los brazos arriba de la cabeza. Combina alternadamente durante 3/4minutos a una velocidad de 1 segundo por movimiento.
Coméntanos si ya la has experimentado.
Sat Nam

 

Serie para el estrés, las suprarrenales y los riñones

Esta serie ayuda a tonificar las glándulas suprarrenales y los riñones.

¿Y qué tiene que ver con el estrés?

Las glándulas suprarrenales están por encima de los riñones, muy relacionadas con estos órganos, y son las que se encargan de dar una respuesta a un estimulo o situación de urgencia. Estas glándulas producen adrenalina que afecta a un gran número de funciones del organismo. Esta sustancia estimula la actividad del corazón, aumenta la tensión arterial, y actúa sobre la contracción y dilatación de los vasos sanguíneos y la musculatura. La adrenalina eleva los niveles de glucosa en sangre. Y todo esto ayuda al organismo a enfrentarse a dichas situaciones de forma más eficaz.

El estrés es una respuesta natural. Y está bien. Pero si el estado de estrés es constante y persiste entonces es un problema porque los niveles de relajación cada vez pueden ser más bajos y se va elevando tu nivel de ansiedad; empieza la fatiga y cuesta relajarse y dormir bien. Por no hablar de las enfermedades que se pueden desarrollar a causa de ésta reacción si la dejamos persistir en el tiempo.

Esta Kriya te puede ayudar y además trabajará toda tu zona lumbar.

Te recomendamos tener una práctica regular de Yoga y unos minutos de relajación cada día para evitar que tus niveles de estrés colapsen tu cuerpo.

Cuéntanos cómo te ha sentado trabajar esta kriya, te leemos!!

Sat Nam

 

Kriya para la Flexibilidad y la Columna Vertebral

Esta kriya no se practica durante una clase normal de Kundalini Yoga. Es para estudiantes que han alcanzado un cierto grado de flexibilidad y coordinación en las clases regulares y en Sadhana. Sirve para eliminar los residuos venenosos y las drogas de las tejidos musculares. Si se practica durante 6 meses cada mañana, ajustará la columna vertebral de tal modo que evitarás visitas en el futuro al Quiropráctico. No hay periodos de descanso entre los ejercicios, si no están explícitamente indicados. La serie puede adaptarse a una clase normal reduciendo los tiempos de los ejercicios a 1-2 minutos y añadiendo periodos de descanso.

1. Postura del Arquero. Ponte de pie con la pierna derecha doblada de forma que la rodilla esté sobre el pie derecho. La pierna izquierda está recta y estirada hacia atrás. Levanta el brazo derecho, recto y paralelo al suelo, cierra en puño la mano derecha como si cogieras un arco, estira el otro brazo hacia el hombro, como si tensaras la cuerda del arco. Siente el pecho en tensión, estirándose. Pon la mirada delante de ti, concentrándote en un punto imaginario sobre la línea del horizonte. Mantén esta posición de 3 a 5 minutos con respiración larga y profunda. Repite el ejercicio durante el mismo periodo de tiempo cambiando de pierna y brazo.


1

2. Túmbate sobre la espalda boca arriba. Pon las piernas juntas y levántalas sin doblar las rodillas a 60 cms. del suelo. Mantén la postura durante 1-3 minutos con respiración larga y profunda.

2

3. Postura de Langosta. Túmbate sobre el estómago boca abajo. Pon ambas manos con los puños cerrados debajo del abdomen, en la parte inguinal junto a los órganos sexuales. Mantén los talones juntos, las piernas rectas y levántalas lo más alto posible y mantén la posición durante 3 minutos con respiración larga y profunda.

3

4. Postura de Arco. Túmbate sobre el estómago boca abajo. Cógete de los tobillos y tira de ellos levantando la cabeza y el pecho del suelo, llevando la cabeza hacia atrás y los pies hacia adelante. Mantén la posición durante 2-3 minutos con respiración larga y profunda.

4

5. Ponte de Pie con las brazos hacia los lados y paralelos al suelo. Abre las piernas a lo ancho de los hombros, y luego doblándote toca el pie izquierdo con la mano derecha, mientras llevas el otro brazo hacia arriba. Inhala recto arriba y exhala abajo tocándote un pie en cada ocasión. Sigue alternando el movimiento haciendo 25 repeticiones para cada lado.

5

6. Ponte de Pie y separa las piernas unos 15 cms. Estira los brazos hacia arriba abrazando las orejas. Dóblate hacia delante tocando el suelo con las palmas de las manos manteniendo siempre la cabeza entre los brazos. Inhala y sube hacia arriba estirándote hacia atrás. Exhala y dóblate de nuevo haciéndolo 25 veces.

6

7. Mantente de Pie con las piernas separadas unos 15 cms. con los brazos estirados hacia los lados. Inclínate hacia el lado derecho llevando el brazo izquierdo por encima de la cabeza. Repite el movimiento hacia el otro lado inhalando hacia abajo y exhalando hacia arriba. Hazlo 25 veces a cada lado.

7

8. Siéntate con las piernas estiradas delante de ti. Abre las piernas y cógete del dedo gordo de cada pie con tu dedos índice y pulgar. Presiona el punto reflejo de la glándula pituitaria detrás de cada dedo gordo. Inhala estirando la columna hacia arriba y exhala doblándote hacia la pierna izquierda tocando la rodilla con la cabeza. Inhala hacia arriba y exhala doblándote hacia la otra pierna. Alterna el movimiento haciéndolo 25 veces a cada lado.

8

9. Siéntate con las piernas estiradas delante de ti. Mántenlas juntas y rectas, cogiendo los dedos con las manos. Inhala hacia arriba y exhala doblándote hacia adelante llevando la cabeza hacia las rodillas. Repite el movimiento 25 veces.

9

10. Postura de Arado. Túmbate sobre la espalda boca arriba. Lentamente levanta las piernas arriba y atrás hasta que toquen el suelo detrás de tu cabeza. Los brazos están estirados hacia los pies. Mantén las rodillas rectas y dirige los dedos de los pies hacia la cabeza tirando los talones hacia atrás. Respiración larga y profundamente. Relájate en esta posición durante 5 minutos y después lentamente baja las piernas al suelo.

10

11. Postura de Vela. Levanta las piernas juntas hacia arriba perpendiculares al suelo y con las manos apoyándote en la zona lumbar. Deja caer la mayor parte del peso sobre los codos. Mantén la postura durante 3-5 minutos. Luego baja las piernas otra vez en la Postura de Arado abriéndolas al máximo. Inhala y vuelve a la postura de vela y exhala bajando otra vez en postura de arado. Repite el movimiento lentamente 4 veces. Relájate sobre la espalda.

11

12. Estírate sobre la espalda con los brazos a los lados. Inhala y levanta las piernas juntas en Postura de Arado, exhala y bájalas al suelo volviendo a la posición de inicio. Se puede utilizar la presión de las manos para elevar las piernas. Repite el movimiento 50 veces y luego relájate durante 3 minutos.

12

13. Sat Kriya. Siéntate sobre los talones en Postura Vajrasana. Levanta los brazos rectos hacia arriba, con las palmas juntas. Canta Sat y tira del ombligo hacia dentro, canta Nam y relájalo. Sigue durante 5 minutos con fuerza y ritmo. Luego inhala y aplica mulabhanda llevando la energía a través de la columna vertebral hasta el tercer ojo.

13

14. Postura de Gurupranam. Enseguida inclínate hacia adelante en postura de gurupranam con la frente en el suelo, los brazos estirados y las palmas juntas. Medita en el tercer ojo proyectando los sonidos primordiales Sa Ta Na Ma en silencio. Sigue durante 31 minutos.

14

15. Postura Vajrasana. Siéntate sobre los talones, inhala y levanta los brazos por encima de la cabeza hasta que se toquen los dorsos de las manos. Exhala y baja los brazos paralelos al suelo dejando que las yemas de los dedos toquen el suelo. Sigue durante 5 minutos y luego inhala, levanta los brazos, retén, exhala y relájate.

15

16. Ponte de Pie. Abre las piernas a lo ancho de los hombros y extiende los brazos delante de ti paralelos al suelo. Inhala, exhala doblando las rodillas y bajándote en Postura de Cuervo, manteniendo la columna recta. Inhala arriba y exhala abajo. Repite 25 veces.

16

17. Gato/Vaca. Ponte en postura de cuatro patas sobre las manos y las rodillas. Inhala y arquea la columna hacia al suelo con la cabeza hacia atrás. Exhala y lleva la barbilla hacia el pecho arqueando la columna hacia arriba. Sigue alternando el movimiento durante 5 minutos.

17

18. Relajación. Túmbate boca arriba y relájate durante 15-30 minutos. Tápate bien con una manta y duerme.

18

Kriya: Conéctate con tu Fuente Inagotable de Energía y Prosperidad

Esta serie atrae oportunidades y abre el centro del corazón. Le permite a uno acercarse la prosperidad desde la conciencia del centro del corazón o campo de la atracción. Esta conciencia puede ser resumida como: “Cuánto más me abra, más puedo atraer hacia mí. No necesito luchar. Tengo la habilidad de atraer las oportunidades hacia mí”. Empiezas a darte cuenta de que las oportunidades y la prosperidad pueden llegar de manera muy diferente de que hubieras imaginado. Cree en que mereces ser próspero y que Dios te quiere.

1. Flexiones de la Columna: Siéntate sobre los talones, mentalmente inhala Sat (concéntrate en el primer chakra) y exhala meditando en Nam (concéntrate en el tercer chakra). 2-3 minutos. Inhala y tira Mulabhanda, exhala y tira Mulabhanda aguantando durante 10 segundos. Repítelo 2 veces más.

1

2. Deja Caer tu Cuerpo: Estira las piernas delante con las manos en el suelo a los lados de las caderas. Levanta el cuerpo hacia arriba y déjalo caer. Hazlo rápidamente durante 2-3 minutos.

2

3. Postura de Cuervo: Extiende los brazos adelante y manténlos paralelos al suelo a la altura del corazón. Entrelaza los dedos manteniendo los índices extendidos afuera y apuntando hacia la Infinidad. Haz respiración de fuego durante 2-3 minutos. Inhala, retén la respiración y proyéctate hacia fuera desde el corazón. Exhala y relájate.

3

4. Correr en el mismo Lugar: Corre enérgicamente con un buen movimiento levantando las rodillas, y estirando alternativamente los brazos hacia delante con las manos en puño. 3-5 minutos.

4

5. Loto de Kundalini: Equilíbrate sobre las nalgas cogiendo los dedos de los pies con las manos. Intenta mantener la columna, las piernas y los brazos rectos. Haz respiración de fuego durante 2-3 minutos. Inhala, retén la respiración y lleva la energía hacia arriba por la columna. Exhala y relájate.

5

6. Trea Kriya: Siéntate sobre el talón izquierdo, coloca el pie derecho sobre el muslo izquierdo. Sitúa las manos cómodamente sobre la falda. La mano derecha sobre la izquierda, los pulgares tocándose. Levanta el diafragma hacia arriba mientras cantas Ong So Hung fuerte y energéticamente desde el corazón. Escucha el sonido vibrando en tu corazón.

6

7. Brazos Paralelos: Siéntate en Postura Fácil, extiende los brazos hacia los lados paralelos al suelo con las palmas hacia arriba. Concéntrate en la energía entrando por la mano izquierda y extendiéndose hacia la mano derecha, formando un arco potente entre ambas manos. Haz respiración de fuego durante 2-3 minutos.

7

8. Hacer reverencia al infinito: Siéntate en Postura Fácil con las manos en cerradura de venus detrás del cuello. Inhala, exhala y trae la frente al suelo meditando en silencio en Nam, inhala y vuelve hacia arriba, meditando en silencio en Sat. 2-3 minutos.

8

9. Levanta los Brazos: Extiende los brazos rectos hacia delante con las palmas hacia abajo. Levanta los brazos alternativamente desde la posición inicial hacia arriba a un ángulo de 60 grados, inhala mientras subas un brazo, y exhala mientras subas el otro (la acción se parece casi respiración de fuego). Empieza subiendo el brazo derecho y continúa durante 2-3 minutos. Al terminar: trae los brazos juntos al nivel de tercer ojo, inhala, aguanta la respiración y proyéctate del tercer ojo al Infinito. Exhala y relájate.

9

10. Comunicaciones Cósmicas: (a) Las manos en cerradura de venus 10 cm. encima de la cabeza (el chakra de la corona), las palmas hacia abajo (postura de shakti). Con los ojos cerrados, concéntrate en la coronilla y proyectándote hacia la Infinidad. Haz respiración de fuego durante 2-3 minutos. (b) Mantén las manos en el mismo sitio y apunta los dedos índices rectos hacia arriba. Continúa enfocándote en el chakra de la corona respirando larga y profundamente. 2-3 minutos. (c) Sin bajar las manos, coloca las yemas de los dedos juntos manteniendo las palmas separadas (como un tipi). Continúa proyectándote hacia arriba con respiración de fuego. 2-3 minutos. Para terminar: inhala, aguanta la respiración y proyéctate hacia fuera, exhala y relájate.

10

11. Crea las oportunidades y genera prosperidad: Coloca los brazos a los lados, las manos hacia arriba con las palmas hacia delante. Siéntate cómodamente y visualiza una luz verde. Canta el mantra Hari Hari Hari Hari Hari Hari Har desde el corazón, sintiendo un pequeño tirón al nivel del ombligo. Sigue durante 2-11 minutos. Para terminar: inhala, exhala y relaja las manos en la falda, la mano derecha descansando sobre la izquierda. Medita y piensa en todas las cosas en las que puedes sentirte agradecido. Disfruta de la energía que está bañándote. Ama cada respiración que viene y ama todas las cosas conocidas y desconocidas en tu vida.

11

11-b

Surya Kriya

Esta kriya es llamada así por la energía del sol: surya. Cuando tienes mucha “energía solar”, no te enfrías, eres enérgico, expresivo, extrovertido y entusiasta. Esta es la energía de la purificación. Te ayuda mantener un buen peso. Ayuda a la digestión. Hace a la mente clara, analítica y orientada a la acción. Estos ejercicios estimulan, sistemáticamente, la fuerza pránica positiva y la energía Kundalini misma. Ocasionalmente, esta serie debe estar en tu práctica regular de sadhana para Incrementar la fuerza de tu cuerpo y tu capacidad para enfocarte en muchas tareas.1

1) Respiración por la fosa nasal derecha.Siéntate en postura fácil con la columna recta. Descansa la mano derecha sobre la rodilla en gyan mudra. Tapa la fosa nasal izquierda con el pulgar de la mano izquierda. Los otros dedos apuntan hacia arriba. Comienza a hacer respiraciones largas, profundas y poderosas por la fosa nasal derecha. Concéntrate en el flujo de la respiración. Continúa de 3 a 5 minutos. Inhala y relaja.

Este ejercicio te da una mente clara y enfocada.

1

2) Sat Kriya. Siéntate sobre los talones con los brazos por encima de la cabeza y las palmas juntas. Entrelaza los dedos, excepto los dedos índices, los cuales apuntan hacia arriba. Los hombres cruzan el pulgar derecho por encima del pulgar izquierdo: las mujeres cruzan el pulgar izquierdo por encima del derecho. Para hacer Sat Kriya. Comienza a cantar rítmicamente SAT NAM. Enfatiza SAT mientras metes el ombligo hacia adentro y arriba. En NAAM  libera la cerradura. Concéntrate en el punto del entrecejo. Continúa durante 3 minutos. Luego, inhala, suspende la respiración, aplica mulbandh. e imagina que tu energía irradia desde el punto del ombligo y que circula por todo el cuerpo. Relaja. Repite el ejercicio durante 3 minutos más. Luego, inhala, aplica mulbandh y mentalmente, lleva toda la energía a la punta de los dedos. Relaja.

Este ejercicio libera la energía almacenada en el punto del ombligo.

2

3) Flexiones espinales. Siéntate en postura fácil. Toma los tobillos con ambas manos. Inhala, estira la columna hacia delante y eleva el pecho. Exhala, deja que la columna se flexione hacia atrás. Conserva la cabeza a un mismo nivel durante los movimientos. En cada inhalación, mentalmente, vibra el mantra SAT. En la exhalación, vibra NAM. En cada exhalación, aplica mulbandh. Continúa 108 veces, rítmicamente, y con respiraciones profundas. Luego, inhala, suspende la respiración de manera breve con la columna perfectamente recta. Exhala. Relaja.

Este ejercicio lleva la energía Kundalini liberada al sendero de la columna y le ayuda a su flexibilidad.

3

4) Postura de rana. Coloca los dedos de los pies en el suelo, los talones juntos por encima del suelo, los dedos de las manos en el suelo, entre las rodillas, y eleva la cabeza. Inhala y levanta los glúteos. Baja la frente hacia las rodillas y mantén los talones por encima del suelo. Exhala, regresa a la posición en cuclillas original con el rostro hacia enfrente. Continúa 26 veces con respiraciones profundas. Inhala arriba, luego, relájate sobre los talones.

Este ejercicio transforma la energía sexual.

4

5) Giros de cuello. Siéntate sobre los talones. Coloca las manos sobre los muslos. Con la columna muy recta, inhala profundo mientras giras la cabeza hacia la izquierda. Mentalmente, vibra SAT. Exhala por completo mientras giras la cabeza hacia la derecha. Mentalmente, vibra NAM. Continúa inhalando y exhalando durante 3 minutos. Inhala con la cabeza al centro. Relaja.

Este ejercicio abre el chakra de la garganta, estimula la circulación a la cabeza, y trabaja sobre tas glándulas tiroides y paratiroides.

5

6) Inclinaciones de la columna. Siéntate en postura fácil. Tómate de los hombros con los pulgares por detrás y los otros dedos hacia el frente. Los codos y la parte superior de los brazos están paralelos al suelo. Inhala mientras te inclinas a la izquierda. Exhala e inclínate a la derecha. Continúa este movimiento con respiraciones profundas durante 3 minutos. Luego, inhala al centro. Relaja.

Este ejercicio flexiona la columna, distribuye la energía por todo el cuerpo y equilibra el campo magnético.

6

7) Medita. Siéntate en una postura meditativa perfecta con la columna recta. Dirige toda la atención a través del punto del entrecejo. Mete el punto del ombligo sostenlo. Aplica mulbandh. Observa el flujo de la respiración. En la inhalación, escucha un silencioso SAT. En la exhalación, escucha un silencioso NAAM. Continúa durante 6 minutos o más.

Este ejercicio te llevará a una meditación auto curativa profunda.

8

Kriya para la elevación

La Kriya para la elevación es excelente para armonizar la energía creando un equilibrio entre nuestra mente y nuestro cuerpo. Trabaja progresivamente por la columna vertebral, mejora la circulación sanguínea, y abre los nadis para la circulación libre de la prana.

Te contamos cómo hacerla:

1. Siéntate en Postura Fácil, levanta los brazos a 60 grados. Dobla los dedos y extiende los pulgares. Mantén los brazos rectos y el ángulo correcto. Haz respiración de fuego durante 1-3 minutos. Inhala y toca los pulgares arriba de la cabeza, retén, exhala y relájate.

1

Este ejercicio abre los pulmones, despierta el funcionamiento de los dos hemisferios cerebrales y aumenta el campo magnético.

2. Siéntate en Postura Fácil. Cógete de las piernas y empieza hacer flexiones con la columna inhalando adelante y exhalando atrás. Mantén los hombros relajados, la cabeza recta y medita en la frente. Continúa con un buen ritmo. 3 minutos.

2

Este ejercicio trabaja la parte inferior de la columna vertebral.

3. En Postura Fácil. Pon tus manos encima de los hombros manteniendo los codos arriba a la altura de los hombros. Mantén la columna recta, y la cabeza siempre en línea con el tronco. Inhala y gira el tronco hacia la izquierda, exhala y gírate hacia la derecha. Continúa durante 1-3 minutos.

3

Estira y relaja la columna inferior.

4. Estira las piernas delante de ti, y coge los dedos de los pies. Medita en la frente. Inhala y estírate hacia arriba manteniendo agarrados los dedos. Exhala y bájate estirándote hacia los pies. Continúa durante 3 minutos. Puedes utilizar el mantra Wahe Gurú meditando en Wahe durante la inhalación y Gurú durante la exhalación.

4

Trabaja sobre toda la columna y despierta la glándula pituitaria.

5. Siéntate sobre el talón derecho y estira la pierna izquierda hacia delante. Coge los dedos del pie izquierdo y estírate hacia abajo. Haz respiración de fuego durante 2 minutos. Cambia de la pierna. 2 minutos.

5

Ayuda la eliminación, estira el nervio ciático y activa la circulación en la parte superior de la columna.

6. Abre las piernas lo más ancho posible, coge los dedos de los ambos pies. Inhala arriba al centro, exhala y estírate hacia cada pierna alternativamente. Continúa con una respiración fuerte durante 2 minutos. A continuación, inhala arriba y exhala doblándote hacia delante trayendo la cabeza al suelo. 1 minuto.

6

Da flexibilidad a la columna y las piernas.

7. Postura de Cobra. Túmbate boca abajo con las manos en el suelo debajo de los hombros, los pies juntos. Arquéate el tronco hacia arriba estirando los brazos. Haz respiración de fuego durante 3 minutos. Inhala, aplica mulabhanda, exhala y baja lentamente.

7

Balancea la energía sexual y la apana para que en los siguientes ejercicios la energía kundalini puede subir por los chakras.

8. Siéntate en Postura Fácil con las manos sobre las rodillas. Inhala y levanta los hombros hacia las orejas, exhala y déjalos caer. Continúa rítmicamente una respiración fuerte durante 2 minutos.

8

Equilibra los chakras superiores eliminado los últimos bloqueos para que suba la energía.

9. Quédate en Postura Fácil y empieza a girar en círculos lentos la cabeza. Mantén los hombros relajados. Sigue durante 1-2 minutos con una respiración suave. Luego, cambia del sentido, 1-2 minutos.

9

10. Sat Kriya. Siéntate sobre los talones y estira los brazos arriba. Entrelaza los dedos de las manos pero mantén los dedos índices apuntando arriba. Canta Sat y tira del ombligo, canta Nam y relájalo enviando la energía hacia arriba. Concéntrate en la coronilla. Continúa durante 3-7 minutos. Luego, inhala y aplica mulabhanda, retén, exhala y relájate.

10

Fortalece el sistema nervioso y mueve la energía al séptimo chakra.

11. Relájate sobre la espalda.

11

Permite que integremos los cambios energéticos de la serie y facilita una relajación renovadora.

Siente el universo dentro de ti

Kriya: Siente el Universo dentro de ti

1. Siéntate en Postura Fácil, extiende los brazos hacia los lados manteniéndolos rectos. Cierra las manos en puño pero mantén los pulgares afuera apuntándolos hacia arriba. Gira las muñecas subiendo y bajando los pulgares. El movimiento se hace con la respiración y es continuo. Debes sentir el movimiento en los hombros. 7-8 minutos. Trabaja la glándula hipófisis, sincroniza los hemisferios, mejora la capacidad respiratoria y fortalece el sentido de nosotros mismos.

1

2. Quédate en la misma posición. Inhala y trae los pulgares hasta que casi tocan los hombros. Exhala y vuelve a la posición original. Respira poderosamente. 2 minutos. Este ejercicio trabaja la glándula hipófisis, los pulmones y el estómago.

2

3. Siéntate en Postura Fácil, agarra las rodillas. Inhala y echa la parte baja de la espalda hacia delante estirando el cuello. Exhala y relájate hacia atrás. 4 minutos. Trabaja la glándula tiroides ayudándote a controlar las emociones.

3

4. Coloca las manos sobre los hombros con los dedos adelante y los pulgares atrás. Inhala y estira los brazos hacia los lados. Exhala y vuelve las manos a los hombros. A continuación, inhala y estira los codos hacia arriba. Exhala y baja los codos. Canta en silencio el sonido Har con cada inhalación y exhalación. 3-4 minutos. Har es un mantra de poder y prosperidad. El movimiento de los brazos estimula la glándula tiroides y equilibra los hemisferios cerebrales.

4

5. Túmbate sobre la espalda con las manos debajo de las nalgas. Levanta las piernas 10 cm. del suelo. Respira larga y profundamente durante 1-3 minutos. Trabaja el ombligo, el centro de tu poder energético.

5

6. Mantente sobre la espalda y cruza tus tobillos. Inhala y levanta las piernas a los 90 grados. Exhala y bájalas. 3 minutos. Genera el poder del ombligo para la confianza, la paciencia y el valor. Cuando fortalecemos el punto del ombligo, se eliminarán los patrones dolorosos. Al cruzar los tobillos estimulamos puntos relacionados con los riñones y los ovarios.

6

7. Túmbate sobre la espalda, estira los brazos hacia arriba manteniéndolos perpendiculares al suelo. Mantén los dedos de las manos apretados juntos y apuntando hacia arriba, los pulgares hacia atrás. Inhala, exhala y incopórate cogiéndote de los pies. Inhala y échate sobre la espalda, los brazos perpendiculares. 3-6 minutos. Ajusta el hueso pélvico, estimula la energía del ombligo para facilitar la apertura de los centros superiores.

7

8. Colócate en Postura de Puente sin dejar caer la cabeza hacia atrás. Inhala, exhala y baja las nalgas al suelo. Inhala y estira la pelvis hacia arriba. Continua con un movimiento rítmico y poderoso durante 3-4 minutos. Muévete inmediatamente al siguiente ejercicio. Este ejercicio presiona la tiroides y ajusta las caderas.

8 y 9

9. Mantente en Postura de Puente, esta vez, deja caer atrás la cabeza. Respira profundamente a través de la boca abierta. 1-2 minutos. Luego, extiende la lengua fuera de la boca y haz vibrar la parte trasera de la lengua como si estuvieras haciendo gárgaras. 1 minuto. Muévete inmediatamente al siguiente ejercicio.

10. Siéntate en Postura de Meditación. Respira tranquilamente, tan despacio como un glaciar, tan profundo como un océano. 4 minutos. Segregan las glándulas superiores y tendrás la capacidad de meditar.

10

11. Entrelaza los dedos sobre la cabeza, los pulgares se tocan atrás, los brazos formando un círculo. Imagínate tu ombligo como una nariz y respira a través del ombligo. Al exhalar, siéntete e imagínate que el espacio enmarcado por tus brazos alrededor de la cabeza está lleno de luz. Los ojos están una décima parte abiertos mirando la punta de la nariz. Respira larga y profundamente. 9 minutosAl final, te otorgas Majestad y la fuerza para realizar tus plegarias.

11

Kriya: Una serie para los riñones

De acuerdo con el sistema chino, el poder del invierno es profundo y es yin, (femenino) su elemento es el agua, y sus órganos son los riñones y la vejiga. Por ello las kriyas que van muy bien en esta época son las que trabajan con los riñones y la vejiga.  Hoy proponemos practicar la kriya “Una serie para los riñones”

Una Serie para los Riñones por Yogui Bhajan

1. Siéntate con las piernas y brazos extendidos rectos delante de ti. Enrolla muy fuerte los dedos de las manos hacia dentro de las palmas y apunta los pulgares hacia arriba. (A) En esta posición, inhala, exhala y inclínate hacia delante, doblándote desde las caderas y manteniendo los brazos paralelos al suelo. (B) Sigue, pero utiliza una respiración más fuerte. La respiración debe hacerse más fuerte cada vez, y así continua. Haz 2 inclinaciones cada 5 segundos durante 5-6 minutos.

1

2. Túmbate boca arriba sobre la espalda, dobla las rodillas y cógete de los tobillos. Inhala y levanta las nalgas/caderas, empujando el punto del ombligo hacia arriba. Exhala abajo. Los pies y el cuello quedan en el suelo. Muévete rítmicamente durante 8 minutos. Este ejercicio funciona para el cuello, riñones, conducto urinario, y es bueno para problemas con respecto de hernias. La respiración fuerte estimula la segregación de la glándula pituitaria.

2

3. Postura de Gato/Vaca: (A) Empieza el movimiento con una respiración fuerte durante 2 minutos. (B) Luego quédate en postura de Vaca y estira la pierna izquierda recta y hacia atrás. Manten la postura durante 30 segundos y luego cambia la pierna extiendo la pierna derecha y manteniéndola arriba durante 30 segundos. (C) Cambia la pierna otra vez, levantando la pierna izquierda y empieza a dar coces a la nalga con el talón izquierdo durante 1 minuto. Luego cambia la pierna y haz igual con la pierna derecha durante 1 minuto. Este ejercicio funciona para los riñones.

3

4. Túmbate boca arriba sobre la espalda y trae las rodillas hacia al pecho abrazándolas con los brazos. Pon tu nariz entre las rodillas y mántenla allí mientras relajas en la postura durante 1-2 minutos. Luego canta con la cinta de Ang Sang Wahe Gurú durante 5-6 minutos luego con Wahe Gurú durante 2 minutos o respira larga y profunda durante 7 minutos.

4

5. Siéntate en Postura de Cuervo. Estira los brazos hacia delante y mántenlos rectos y paralelos al suelo. Manten la postura durante 1 minuto. Luego empieza a cantar continuamente el mantra Har, Har, Har…, con la punta de la lengua tocando el paladar superior de la boca con cada repetición. Siente la conexión entre la punta de la lengua y el ombligo. Canta durante 2-3 minutos. Luego, inhala profundamente, contrae los músculos de los labios y la boca y equilibra el cuerpo entero con la respiración. Aguanta con esta respiración durante 20 segundos, sintiendo que estés en control total, luego exhala. Inhala y contrae otra vez, equilibra tu cuerpo bajo tu control durante 30 segundos, luego exhala y relájate. Este ejercicio estimula los riñones y conducto urinario totalmente. Si te mareas durante el ejercicio, es una indicación de que necesitas beber más agua.

5

6. Siéntate en Postura Fácil. Ambas manos están en posición de Gian Mudra. El antebrazo izquierdo está situado paralelo al suelo delante del pecho con la palma de la mano hacia abajo. El antebrazo derecho está cerca del lado derecho, perpendicular al suelo con el codo derecho doblado. La palma de la mano derecha frente hacia arriba y está colocada cerca de la oreja y estirada hacia atrás. Estira la columna recta. Tira hacia arriba los músculos de las nalgas, caderas y los lados levantando tu torso hasta que parezca que no hay peso sobre tus nalgas. Tira hacia dentro el abdomen, levanta las costillas y el diafragma y pon el pecho hacia fuera con la barbilla tirada hacia dentro. Aguántate durante 30 segundos, luego deja que la tensión se relaja. Sigue durante 5 minutos, luego inhala y relájate.

Segunda Parte: Manten este estiramiento fuerte hacia arriba con el cuerpo y con la punta de la lengua canta el mantra, Wahe Gurú, Wahe Gurú, Wahe Gurú, Wahe Jeeo. Manten la área de tu cintura tirada hacia arriba. Los ojos se sentirán muy pesados y la respiración se hará automáticamente muy ligera. Hacer el mudra muy exacto es esencial. Sigue durante 5 minutos.

6

Este ejercicio se llama Kunchun Mudra. Es muy poderoso y purificante. Permite relajación total del cuerpo. Cuando la postura es mantenida muy exacta, es igual a ejercer 48 horas seguidas. No hay un límite de tiempo que puedas practicar esta mudra pero construye tu tiempo lentamente.